Lectura

“A real book is not one that we read, but one that reads us”
W.H. Auden, poeta (1907-1973)

” Le lecteur est comme un animal qui se tient sur le bord d’un
lac plus ancien que celui de la voix humaine”
Abîmes,  Pascal Quignard

Comentario a Freud x Masotta. Buenos Aires, 2009 del Historiador del Arte José Emilio Burucúa.

Notas de su intervención en la presentación del libro en la Biblioteca Nacional el 24 de setiembre del 2009.

¿Qué puede decir un historiador (del arte para colmo) frente a este libro?

En primer lugar, recordar que Masotta fue uno de los intérpretes más finos y penetrantes del pop-art. Hoy todavía, la definición de Masotta de aquel fenómeno como movimiento destinado a la problematización radical de la semiósfera es una de las mejores que se haya hecho para la comprensión, precisamente histórica, del pop.

En segundo lugar, creo que es posible trazar un paralelo de la obra del intercambio Freud-Masotta-Lecman con La fine del mondo, de Ernesto de Martino. Aquí y allí, despunta el problema de los apocalipsis culturales. Me detengo en la referencia doble que se hace en la página 49 a la cabeza de Medusa y a Leonardo da Vinci, es decir, a la paralización que genera la Madre fálica y al narcisismo, homosexualidad y sublimación que Freud descubrió en el Vinciano, por lo que se explica la ambivalencia de atracción y amenaza que reside en la Gioconda o en el San Juan Bautista que sale de la oscuridad. Es posible establecer una secuencia iconográfica de la Medusa que parte de Leonardo (recuérdese la broma juvenil que este artista gastó al mezzadro de su padre cuando representó con gran ilusionismo visual la cabeza del monstruo en un leño redondeado; un pintor flamenco de la segunda mitad del siglo XVI evocó la invención de Leonardo), sigue en Caravaggio, llega a Böcklin y a Franz von Stuck. Recordemos el texto fundamental al respecto, escrito por Jean Pierre Vernant, La muerte en los ojos. Figuras del Otro en la Antigua Grecia; la Medusa encarna para J.P.V. la alteridad en su forma más perturbadora, pues la frontalidad de la Gorgona resulta siniestra, mirarla de frente significa mirarse a sí mismo muerto. La máscara de la Gorgona arrastra al hombre fuera de sí mismo y descubre al Otro en el yo mismo.

Felicitaciones entusiastas al autor y a la editorial Milena Caserola por poner a nuestra disposición estos escritos.

José Emilio Burucúa

 

 

Freud X Masotta (anticipo del libro)

(conceptos, aclaraciones y esquemas de Teodoro Pablo Lecman sobre las clases de Freud por Masotta 1972-4)…

Introducción

Cuádruple valor el de estas notas sobre las clases de Oscar Masotta: personal, arqueológico, histórico y de transmisión, sobre una huella que no es transcripción ni taquigrafía.

Nuestras notas de las clases de Masotta sobre Freud de los años 72-4, bastante completas y con profusión de esquemas y referencias, recuerdan todo un hito en el psicoanálisis y la cultura argentinas, de gran proyección al ámbito hispanohablante, ya que siguen los dos famosos programas sobre Freud de Masotta, ¡recorriendo 61 textos fundamentales de Freud!, si bien a veces es el mismo repetido, o sea con permutaciones, y con múltiples referencias a otros textos y al Diccionario de Laplanche y Pontalis, único en aquel momento, cuyas definiciones transcribimos en gran parte. (…)

Fragmento del texto:

“Tópica

Representación metafórica en términos de espacio del aparato psíquico.

La acentuación que hace la terminología inglesa parece indicar que la estructura en psicoanálisis estaría en la 2ª tópica e implica un concepto perimido de estructura.

Interpretación de los sueños

Hay 3 maneras de interpretar:
1)  totalidad – totalidad: contenido manifiesto ⏐—————–⏐

contenido latente      ⏐—————–⏐

2) trozo por trozo (de acuerdo a clave prefijada)    ⏐—⏐—-⏐—-⏐  ctdo manifiesto

↓    ↓   ↓

     OOOOOOOO    ctdo latente

 

3) modo freudiano: fragmentación arbitraria (lo que es distinto a método lingüístico que fragmenta según cortes específicos: p. ej. fonemas, etc.) según las asociaciones del paciente.

Núcleo que Freud no dice. No puede ser trauma porque es una teoría que Freud abandona. Hay en cambio una estructura: el C. de E., un organizador, una articulación de relaciones (triángulo básico del chico con la madre). Aclaración: tomamos como modelo el sueño de las espinacas de Los sueños. Los últimos dos núcleos o nudos (en realidad la anfibología de la misma palabra alemana schuldig, que se desdobla en sus dos acepciones: “culpables” y “deudores”) podrían llevar a un núcleo original, según Freud.

El C. de E. se articula con el falocentrismo de la teoría en la investigación freudiana de la sexualidad femenina.

Falocentrismo significa que el niño o la nena parten de la premisa universal del pene: todo tiene pene. La castración se da cuando esta premisa es derrocada y el niño teme la castración. A la premisa universal la llamamos FALO. El complejo de castración en la mujer es envidia del pene y en el hombre es amenaza de castración.

Esta premisa es un dato originario o símbolo de la cultura.

La fase fálica es una fase (momento obligado del desarrollo) y no una defensa.

Constitución del psicoanálisis

P: ¿Qué se reprime? R: Se reprime lo sexual.

P: ¿Por qué se reprime lo sexual? R: Porque lo reprimido es el complejo de castración.

El chico se niega a reconocer la diferencia de los sexos, pero más que todo, sea varón o mujer, se niega a reconocer que la madre no tiene pene.

Así podemos distinguir una determinación empírica de la castración:

a) amenaza verbal efectivamente proferida al chico: te lo corto.

b) Percepción real de la diferencia anatómica de los sexos.

Y una determinación estructural de la castración:

La falta de pene en la madre, lo que nos lleva a la madre fálica.

Aquí aparece el problema de la sexualidad de la mujer.

El desarrollo sexual femenino es mucho más complicado para Freud. La mujer no nace mujer sino hombre, o de otra forma hay bisexualidad tanto en el hombre como en la mujer.

El desarrollo de la mujer implica primero una fuerte relación con la madre y luego debe pasar del objeto sexual madre a padre y de zona erógena clítoris a vagina.

Al descubrir que la madre no tiene pene y ella tampoco, la mujer va a buscar el pene del padre, pero para tener un hijo por la equivalencia CHICO = FALO.

Hay tres penes en la mujer:
1) pene real.

2) pene imaginario (que quiere tener).

3) pene simbólico (hijo).

El hijo es el falo de la madre. Esta relación es la de narcisismo-madre fálica. Lo importante es la equivalencia simbólica y no la relación orgánica.”

NOTAS ANTERIORES (ver escritos)

>> Transcripción, plurilingüistería, corporalidad del psicoanálisis (Octubre 2007)

>> Segregación, lenguaje y soledad (Noviembre 2007)

>> Lugares de la desmemoria (Abril 2008)

>> Ensayo sobre la ceguera y la ausencia (junio 2008)

>> Conferencia de San Petersburgo (Julio 2008)

>> Notas de lectura: lo vacío y lo lleno. O una cosa que hace de mí un anciano (setiembre 2008)

>> Para una pequeña teoría de la lectura (diciembre 2008)

>> Una lectura through the Lacan-glass: el mundo como enigma y delusión. Lo real. (febrero 2009)

>> Promesas del psicoanálisis para el 2009 (marzo 2009)

>> Traducción, traición, abuso y usurpación (abril 2009)